Actualmente, las llaves de los autos se componen de un pequeño transmisor y receptor dentro del mango junto a una memoria no volátil, es decir, no requiere energía para funcionar o retener la información.

De esta forma, al meter la llave y girar el switch, se envía un campo de energía al electroimán para absorberla y generar un impulso electrónico, el cual emitirá una señal para completar el circuito.

Si la llave no cuenta con chip o la clave no corresponde a la del sistema, el circuito deshabilita parte del sistema eléctrico y no permite el encendido del auto.

Existen algunas marcas automotrices que han implementado un sistema antirrobo, el cual evita que la combinación sea rastreada al ser cambiada en cada ocasión que se inserta la llave.

¿Quién no recuerda esas famosas escenas donde se realiza un puente para encender el auto? Las llaves con chip han eliminado esa opción para los ladrones y aunque originalmente se decía que nadie era capaz de realizar un duplicado (excepción del fabricante), en Cerrajería Central somos expertos en ello.

Queremos que conserves tus llaves y nunca tengas contratiempos, por lo que te invitamos a conocer nuestros servicios de cerrajería para autos.